Memorias del exilio: realidad política y social como literatura comprometida

La miseria, el horror, la desdicha, la muerte, la aversión y el exilio. Son estos seis temas los que han sido protagonistas de la historia de la humanidad a lo largo de milenios; es como una pesadilla que se repite cíclicamente, con diferencias locales e inolvidables actores. En ese sentido, ‘Memorias del exilio’, tan sólo posibilita una pequeña apertura ante una de las más recientes calamidades políticas y sociales que un pueblo ha sufrido; y que, en realidad, es la historia de siempre, pero en esta ocasión, vista de cerca, desde muy cerca

Memorias del exilio

¿Por qué entonces, de tantas historias que han existido, escoger precisamente esta? Y cuando se dice ‘esta’ refiere, más específicamente, al exilio de millones de venezolanos en la última década. En principio, porque todo se reduce a un factor de proximidad, tanto en cuestión de tiempo como en distancia, pues, aunque simultáneamente estuvieran dándose otro tipo de colapsos más o menos similares, —lo que no sería nada extraño—por lo regular, las personas sólo solemos asimilar aquellos que están más cerca de nosotros, y que, por alguna razón, terminan ejerciendo un tipo de afectación sobre nuestra vida cotidiana. Ello, claro está, no implica una postura de indiferencia frente a esas otras realidades que no son ajenas al exilio, pero, a ciencia cierta, nadie dura mucho tiempo preguntándose por esos conflictos que suceden en el otro lardo del charco.

Asimismo, otra de las razones que preconizó la creación de esta pequeña antología de cuentos titulada ‘Memorias del exilio’, encuentra sus bases en el siguiente axioma: “la palabra es acción”. En ese sentido, el escritor es un receptor que está constantemente atento de lo que pasa afuera, recibiendo lo que acontece en su entorno, por tanto, su relación con la realidad es inescindible. Escribir es, entonces, un asunto moral. Jean-Paul Sartre en su obra, ‘¿Qué es la literatura?’, mencionaba que: “En ‘la literatura comprometida’, el compromiso no debe, en modo alguno, inducir a que se olvide la literatura, sino que nuestra finalidad debe estribar en servir a la literatura infundiéndole una sangre nueva, como en servir a la colectividad tratando de darle la literatura que le conviene”.

‘Memorias del exilio’, como libro, abarca una proyección, una denuncia, una reivindicación de la libertad, un testimonio y un asalto a la realidad política y social desde distintas dimensiones; este libro, es sin duda, lo más cercano posible al periodismo, pero sin desestimar la calidad literaria de los textos. Y es que, ¿Cómo no ampararse en elementos periodísticos si las historias aquí grabadas no son más que un espejo de lo acontecido, una calcomanía de experiencias y tragedias del día a día? Al contrario que la fantasía u otros géneros análogos, que hallan su origen introspectivamente, es decir, escribiéndose desde adentro, o bien, desde la imaginación, la literatura de compromiso siembra sus propias raíces en el exterior, es cultivada allá, allende a nosotros, por lo que empieza escribiéndose desde afuera. Julio Cortázar, en referencia a lo anterior, hizo bien en resaltar que: ‘Habrá ocasiones en que los libros deban llevarnos a la realidad, y no la realidad a los libros”.

Teniendo en cuenta esto, ¿Cuál es el fin último que persigue ‘Memorias del exilio’? Pues bien, este fin siempre será sólo uno: el de reescribirse constantemente en las manos del lector, a través de una mirada crítica, de un juicio moral y de una trascendencia mediante su palabra. Los cuentos recogidos en esta brevísima antología serían, dicho de otra forma, memorias, recordatorios y fotografías, y aunque estas historias tengan su primera página como inicio de algo, lo cierto es que no acaban con el punto y aparte de casi siempre, sino que, continúan prolongándose en nuestra realidad.

No está de más aclarar que frente a este tipo de literatura es imposible hacerse el de los oídos sordos o el de la vista gorda. Por mucha poesía, metafísica, distopía o fantasía que se escriba, la verdad es que, de la literatura de compromiso no se puede huir; esta siempre estará acechando el ingenio y la pluma del escritor como única forma de manifestarse, no importa cuántas veces el escritor se empeñe en esconderse de la realidad; esta, tarde o temprano acabará por encontrarlo. No en vano, el periodista Rodolfo Walsh había dicho que: “Un intelectual que no comprende lo que pasa en su tiempo y en su país es una contradicción andante; y el que, comprendiendo, no actúa, tendrá un lugar en la antología del llanto, no en la historia viva de su tierra”.

Los ocho relatos contenidos en ‘Memorias del exilio’ no son invenciones arbitrarias, sino fruto de un ejercicio periodístico, de modo que, el único mérito que se le podría atribuir a su autor, sería simplemente el de haber reunido este conjunto de tragedias políticas y sociales que aún hoy, permanecen en vigencia, y que continúan planteando problemas puntuales como el nacionalismo, el patrioterismo de fronteras, la xenofobia y otros asuntos que desbordan el exceso.

Por último, es de suma relevancia sugerir que, dentro de cada uno de los argumentos planteados en la obra, está en crisis el juego de la moral como punto de partida de todos los personajes. Y con esto, lo que fervientemente se busca es demostrar que todos somos ese ‘otro’ en potencia, por lo que, si las circunstancias fueran distintas, es decir, si Colombia hubiera padecido lo mismo que Venezuela, y esta, a su vez, estuviera en el lugar de Colombia, ¿Seríamos los que somos ahora? ¿Actuaríamos tal cual lo hemos hecho o vendría a ser preciso un ejercicio de empatía mutua? Esta es la gran cuestión de todos, y, en consecuencia, valdría la pena pensar que el prójimo no es aquel que veo, sino aquel que me ve.

 

 

 

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Para revisar

Lo último

Noticias
Daniela Ibarra

¿Es cierto que el libro siempre es mejor que la película?

La literatura y el cine tienen una larga historia de amores y odios. El cine se ha servido de la literatura en la búsqueda de ideas posibles para crear películas. La literatura, sobre todo a partir del siglo XX, explora y repiensa las formas de contar una historia a partir del auge de las narraciones audiovisuales. Literatura y cine, cada uno a su modo, cada arte con un lenguaje y unos recursos específicos, narran historias y describen personajes, los hacen pensar y tomar decisiones. Literatura y cine se encuentran, así, en el arte de construir un relato.

Leer más »
Noticias
Daniela Ibarra

ITA representando a las Startups colombianas en ISRAEL

A principios del mes de junio, ITA Editorial como representante del mundo editorial colombiano, fue seleccionada para participar de la experiencia Misión Israel 22, gracias a ese fuerte propósito de apoyar a los soñadores, a aquellos autores novatos o expertos que no han encontrado espacio en otras editoriales, a través de estrategias inclusivas que incluyen formación desde la editorial y becas para formación de escritores, gracias al convenio que se tiene con la Universidad Central.

Leer más »
Noticias
Daniela Ibarra

¿Por qué en Colombia leemos tan poco?

Leer, un verbo que carece de fuerza en un país donde sus habitantes no leen más de dos libros anualmente, en donde la relación con los libros es residual por la urgencia de otras actividades que generan placer más inmediato y dejamos de lado recorrer las páginas de un libro para viajar a destinos inimaginables. Este parece un diagnóstico apocalíptico, pero es el fiel reflejo de los indicadores de lectura de los colombianos.

Leer más »

Escríbenos

Pretty woman in yellow sweater on white background manager with headphones happy smile point finger left

    COPYRIGHT © 2020 ITA EDITORIAL