Daniela Ibarra

¿Es cierto que el libro siempre es mejor que la película?

La literatura y el cine tienen una larga historia de amores y odios. El cine se ha servido de la literatura en la búsqueda de ideas posibles para crear películas. La literatura, sobre todo a partir del siglo XX, explora y repiensa las formas de contar una historia a partir del auge de las narraciones audiovisuales. Literatura y cine, cada uno a su modo, cada arte con un lenguaje y unos recursos específicos, narran historias y describen personajes, los hacen pensar y tomar decisiones. Literatura y cine se encuentran, así, en el arte de construir un relato.

ITA representando a las Startups colombianas en ISRAEL

A principios del mes de junio, ITA Editorial como representante del mundo editorial colombiano, fue seleccionada para participar de la experiencia Misión Israel 22, gracias a ese fuerte propósito de apoyar a los soñadores, a aquellos autores novatos o expertos que no han encontrado espacio en otras editoriales, a través de estrategias inclusivas que incluyen formación desde la editorial y becas para formación de escritores, gracias al convenio que se tiene con la Universidad Central.

¿Por qué en Colombia leemos tan poco?

Leer, un verbo que carece de fuerza en un país donde sus habitantes no leen más de dos libros anualmente, en donde la relación con los libros es residual por la urgencia de otras actividades que generan placer más inmediato y dejamos de lado recorrer las páginas de un libro para viajar a destinos inimaginables. Este parece un diagnóstico apocalíptico, pero es el fiel reflejo de los indicadores de lectura de los colombianos.

¿Qué nos dejó la FilBo 2022?

La Feria Internacional del Libro de Bogotá (FilBo) del 2022 se realizó entre el 19 de abril y el 2 de mayo, después de dos años sin poder llevarse a cabo de forma presencial, como consecuencia de la pandemia. Tras tener que asistir a la feria a través de una pantalla, la incertidumbre era grande con respecto a su regreso en el tradicional centro de eventos y convenciones Corferias. Por fortuna, los números de asistencia y ventas disiparon todas las dudas y nos entregaron el tan anhelado regreso, como lo planteaba su slogan “vuelve, para que vuelvas” y si: ¡volvimos! Y de qué manera.